El primer mosto de España

En Jumilla, se extrae el primer mosto del año de España artesanalmente según el saber popular atesorado en los más de 5.000 años de experiencia elaborando ricos y buenos vinos.

Para la ocasión, se reproduce el ambiente de un lagar en otro tiempo en un gran escenario donde se realiza en vivo el proceso artesanal de la pisa y estrujado de uva a cargo de pisadores expertos liderados por el Pisaor de Honor del año. El primer mosto obtenido, una vez bendecido, es dado a probar a los asistentes.

El cortejo de las Peñas

Si hay un día grande para las 30 peñas que la integran la Federación de las Fiestas de la Vendimia, es el de la Ofrenda de uva y Primer mosto al Niño de las Uvas.

Al amanecer se vendimia los 1200 kilos de uva que serán ofrendados al “Niño de las Uvas” y trasformados en mosto. Por la tarde, un cortejo encabezado por “el Niño de las Uvas” y seguidos por la agrupaciones de peñeros, quienes personifican a las familias de agricultores y cuadrillas de las vendimias de antaño, recorren las calles cantando y bailando, ataviados con sus trajes típicos de faena y capazos llenos de racimos, al son de la música de las charangas. Juntos, se dirigen a depositar las uvas en el lagar, e iniciar una pisa artesanal para obtener el primer mosto de la temporada.

Formación de la Ofrenda
Peñas listas para el desfile

La Ofrenda

Cerca de 600 peñeros, agrupados en familias y cuadrillas, ofrendan la uva cortado a la mañana. La aparente sencillez del acto aúna costumbres, fervor y estricta observancia de la normas estipulada por los lugareños para vendimiar y la vinificación.

La ofrenda simboliza la entrega y pesada de la uva ante el pesador del lagar, figurado por el Pisaor de Honor, las autoridad fiestara del año, y su protector “el niñico” anhelantes de bonanza. Y ante autoridades, el Consejo Regulador de Jumilla y otras entidades locales del vino, custodios de velar y proteger el tratamiento y elaboración del vino desde sus inicios hasta hoy.

Depositando uvas en el lagar
Depositando las uvas en el lagar

La Pisá de Uva

Tras unos breves parlamentos coloquiales del Presidente de las Peñas y el Pisador de Honor, se inicia el ritual de la pisa según costumbres, normas no escritas y secretos dando lugar a rituales afines, nunca iguales entre zonas vitivinícolas.

Comienzan los pisadores con una danza sutil, rítmica, y sincronizada ejerciendo una suave presión, en ello les va la calidad del vino, sobre la uva bajo sus pies. Avanzada la tarea, se hace el descubre separando los hollejos del zumo extraído para obtener el llamado «el mosto o vino de Yema», y más en concreto, el primer mosto de yema, el más apreciado en la vinificación.

Pisando uva
Pisá de la uva

La prensá

Tras el estrujado llega el prensado, un quehacer estricto y clave que fijará la calidad del futuro vino. El prensado artesanal se realiza mediante un curioso ingenio llamado pila que ejerce presión por igual sobre la uva estrujada para obtener sólo el zumo azucarado, evitando la extracción de las partes solidas, pieles, o triturar las semillas.

La prensa o pila es columna de cestas planas de esparto rellenas de uva estrujada, ensamblada en el husillo, eje central labrado en tornillo, y rematado por el castillo (bloques de madera escuadrados para no desequilibrar la presión).

Preparada la pila, el elaborador según su saber y criterio realiza un movimiento lento de vaivén aplicando la presión, ritmo y frecuencia precisa para lograr el segundo mosto de yema, el cual pasa directamente a la barrica para su maduración.

EL BENEFACTOR

El niño de las Uvas es obra del escultor local de reconocimiento internacional Mariano Spiteri (1984), que remplaza a la talla original napolitano del siglo XVIII, que se conserva en el Convento de Santa Ana.

El niño de las Uvas o “El niñico” según su apelativo popular, es el benefactor y al que profesan gran devoción y fervor los agricultores, cuadrillas y bodegueros depositando sus esperanza, salud y deseos de una buena cosecha.

En tiempo de recolecta, El niñico se traslada a la ciudad bajo la custodia de las peñas, responsable de portar la popular imagen, y de hacerse acompañar de esta durante los festejos.

El Niñico acompaña a los fiesteros en todos sus actos oficiales, como si de uno más se tratara, compartiendo su jubilo, mientras lo bailan, y exaltan. Realmente emotivo es el desfile de la estandartes y representación de las penas alrededor de la Fuente del Vino, el mismo día de su inauguración.

Niño de las Uvas. Jumilla
Niño de las Uvas
Escudo de Jumilla
DO Jumilla
Ruta del vino de Jumilla
J.G. Carrión
Kstudiodesign
logo Región de Murcia
© Federación de Peñas de la Fiesta de la Vendimia
Apartado de Correos 201 | CP: 30520 Jumilla (Murcia)
Tel. 639560540 | e-mail: ffiestavendimia@gmail.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies