Historia de la fiesta

Si donde hay vino, siempre hay fiesta; es fácil conjeturar que las fiestas de la Vendimia de Jumilla (paganas, religiosas, o populares), son tan antiguas, como la propia existencia de vino en la zona.

Cuando a mediados de agosto la uva Monastrell llega en su punto óptimo de maduración, arrancan las fiestas de la Vendimia de Jumilla con la alegría y orgullo de obtener el primer mosto en España del año.

Primer mosto de España
Primer mosto del año en el brindis final de la Ofrenda de Uvas

Desde hace más de 800 años, la Ciudad de Jumilla celebra su fiesta de la vendimia con rituales y manifestaciones que han sobrevivido a vicisitudes, cambios y adaptaciones con el devenir de la historia; pero siempre con el mismo propósito de celebrar: la generosidad de su tierra, la satisfacción por el trabajo bien hecho, y la ilusión por la nueva cosecha.

Las Fiestas de la Vendimia de Jumilla son el fiel reflejo del carácter y personalidad de sus vinos. Derrochan alegría infinita, con un ir y venir continuo de sus gentes por calles milenarias; exhiben corazón y fuerza en el empeño de engrandecer cada año la ocasión, haciendo alarde de su arte de vivir y disfrutar; y emanan esencia mediterránea al aunar belleza, paisaje, sabores y olores, arte y emoción; bajo la luz dorada de la Ciudad de Jumilla. En conjunto, ofrecen un perfecto equilibrio entre actualidad, tradición y singularidad.

Inauguración De la Fuente del Vino de Jumilla
Alegría tras la inauguración de la Fuente del Vino

Los antecedentes

En la Edad Media, las ferias eran acontecimientos de gran repercusión en la vida social y económica de una sociedad rural como era la Jumilla bajo medieval. Y máxime, al ser ciudad de frontera entre los reinos de Castilla y Aragón.

En el caso de Jumilla, el rey Alfonso X, el sabio, siendo príncipe, donó la villa de Jumilla a dos hombres de confianza; a Alfonso Téllez de Meneses (1244) y a Garci Jufré de Loaysa, señor de Petrel en 1281. Con toda seguridad, ambos permitieron la celebración de Ferias anuales siguiendo la idea del soberano castellano, que las ferias ayudaban a la repoblación y a fijar gentes en los territorios, máxime en una villa de frontera.

Primeros documentos acreditativos

Los problemas sucesorios a la muerte del rey Sabio, y los acontecimientos históricos que provoca sucesivos cambios de Reino, no liberan a Jumilla de su condición de villa fronteriza, por lo que Jaime II el 15 de marzo de 1325, confirma la feria de la villa de Jumilla a celebrar el día de san Miguel (29 de septiembre) durante 15 días. Una concesión real de la Feria de Jumilla que da carta de naturaleza a una feria que se venía celebrando.

El retorno de Jumilla a la corona de Castilla bajo el reinado de Pedro I, otorgó a Jumilla la Carta Puebla, dada en Sevilla el 20 de octubre de 1357, donde se incluye la concesión de la feria anual, a celebrar el día de san Martín (11 de noviembre) durante 15 días.

Privilegios de Jumilla
Reproducción de los Privilegios otorgados a la Villa de Jumilla. Fuente: Asociación de Amigos de Jumilla.

Los privilegios recogidos en la Carta Puebla son ratificados por los sucesivos reyes hasta Fernando VI (1750), aunque cambiando de fechas, sabemos que hacia 1702 se celebraba por san Luis (25 de agosto), seis años después se cambia al día de Ntra. Sra. del Rosario (7 de octubre), hasta que el 16 de julio de 1869 se traslada al 15 de agosto, festividad de Ntra. Sra. de la Asunción.

Historia reciente. 1972 – 2022

Aunque los antecedentes referenciados nos retraen a casi 800 años, la versión moderna de las fiestas y feria de la Vendimia se reinstauran en agosto de 1972.

En 1972 un grupo de bodegueros organizan las Fiestas de las Vendimia, haciéndolas coincidir con las fiestas patronales a mitad de agosto. Nacen con una duración de 2 días y 6 actos, incluyendo la Pisa de Uva, Cabalgata del Vino y la Fuente del Vino. Durante esta década, la buena acogida y popularidad de los festejos hace incrementar tanto los actos como la duración en días. En 1976, las crónicas, ya hablaban de una afluencia de 100.000 visitantes.

Peña el Albal inicios
Peñeros preparados para la Cabalgata

A principio de los 80 se formaliza la representación oficial de los peñeros como organizadores de las Fiestas. En 1983, participan 32 Peñas en la Fiesta de la Vendimia. Producto del fortalecimiento de la representación peñera, la actividad en los 90 se amplía con actos y más peñas, hasta 51. Y toman auge los desfiles y cabalgatas llegando a desfilar 50 con 30 charangas.

En los 2000, tienen una duración de 8 días de fiestas continuadas y los actos de homenajes son novedad, para distinguir la contribución a la fiesta y, especialmente de los agricultores.

En la década actual, la fiestas de la Vendimia comienzan a tener más visibilidad a nivel nacional e internacional, y se aumenta su presencia en otras tierras, a través de las embajadas de representación. En 2018, son invitados para hacer una demostración en Fitur.

Tras 50 años de festejos desde 1972, las Fiestas de la Vendimia de Jumilla organizan más de 40 eventos en torno a la cultura del vino con encuentros y celebraciones durante 10 días.

Cabalgata del vino
Panorámica de la Gran Cabalgata del Vino
Escudo de Jumilla
DO Jumilla
Ruta del vino de Jumilla
J.G. Carrión
Kstudiodesign
logo Región de Murcia
© Federación de Peñas de la Fiesta de la Vendimia
Apartado de Correos 201 | CP: 30520 Jumilla (Murcia)
Tel. 639560540 | e-mail: ffiestavendimia@gmail.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies